j) El cabo de año

 

“El Cabo de Año es cuando la gente se saca el luto. Se manda a hacer una misa, se va al cementerio y después a la casa. Ahí los dolientes hacen  un almuerzo y buscan a una persona que dirija la ceremonia. Después del almuerzo la familia directa del difunto se encierra en una pieza, llevan tincas y el maestro va a buscar dos personas que no sean de la familia, una mujer y un hombre, la mujer va a desvestir a las mujeres y el hombre a los hombres. Desvestir es sacarles toda la ropa negra. Al mismo tiempo se está coplando, coqueando, fumando y compartiendo las tincas. La demás gente está esperando en el patio. Entonces el maestro va a buscar una novia, si el doliente es hombre, o un novio si es mujer. La ropa que se sacaron se guarda, se quema o se bota, ya no se usará más. Antes de salir de la pieza se hace una última oración para el finao y cuando salen al patio todos van vestidos de color, bien encachaditos, la viuda con su novio o el viudo con su novia, bailando trote. Ahí empieza la fiesta, el juego, la chacota. Se hace un casamiento, con coronas y flores, les tiran chañar, les regalan tarros viejos para que armen su nueva casa, ya pasó el duelo, el luto, la tristeza, se pueden alegrar y bailar.”

“Ese mismo día o al día siguiente se abre la pieza que se había cerrado un año atrás y se reparten las pertenencias del difunto.”

“Es tan largo el ritual de la muerte que cuando uno es doliente se apacigua un poco el dolor. Uno está ocupado en cumplir con todo, ayuda a pasar la pena, uno se siente acompañado. Por otra parte, también sabe cómo está el difunto, si se fue tranquilo o algo lo atormenta y se hace lo posible para que descanse en paz.”